Existe una creencia que asocia la pérdida de peso con épocas estivales del año como es el verano. Nuestra experiencia nos dice que esta equivocada. Asiduamente nos encontramos casos de mejora de la condición física que inicia con una pérdida paulatina de porcentaje de masa corporal, adecuando la actividad para no sufrir fuertes impactos en nuestras articulaciones, evitar trabajo lesivo.

Creamos buenos hábitos alimenticios fruto del compromiso deportista con el entrenador, que asesorado por el nutricionista crea una serie alimentos que benefician la perdida de porcentaje magro junto a la actividad física programada. Todo ello bajo una supervisión mes a mes de los progresos realizados